El Zen Macrobiótico, de Georges Ohsawa

En el libro Macrobiótica Zen,  Georges Ohsawa comparte sus medios para alcanzar la felicidad individual, familiar y social.  Según él, aprendiendo el orden del Universo, equivalente al reino de los cielos en otras culturas, el hombre aprende a conseguir la paz, la felicidad, la salud y la libertad.

Dado el vínculo de todas las filosofías y religiones con la alimentación, Georges Ohsawa aporta unas normas estrictas a seguir en este campo, indicando que con la observancia de las mismas podemos llegar a adquirir la correcta comprensión necesaria para adquirir la larga vida y un correcto desarrollo del ser.

Primeramente pues, conmina al hombre a estudiar el correcto tipo de alimentación oriental, como base de la salud y la ventura, considerada en japón como el arte divino de la vida, que reposa sobre numerosos principios elevados, desechando la motivación occidental de la única busca del placer en el comer, que termina en intoxicación y cansancio corporal, con el consiguiente detrimento de la inteligencia.

En la cocina japonesa tradicional. el objetivo del plato no es su exquisitez al gusto corrompido por los hábitos malsanos, como en el occidente actual, sino conseguir los cimientos para la salud, a través del arte Zen del "Syozin Ryori" (cocina que mejora la comprensión).

Según Ohsawa, "Si la industria dietética de Occidente pudiera producir una alimentación macrobiótica, realizaría una revolución, iniciando así una guerra total contra la enfermedad, la infelicidad y la miseria."

Puede leerse el libro completo en este enlace.